Patrimonio Mundial (12): Catedral de Notre-Dame (Tournai, Bélgica)

Desde principios de diciembre del pasado año no he publicado ningún post de la serie Patrimonio Mundial, así que, antes de que la “policía cultural” de la UNESCO se lance sobre mí para detenerme bajo la acusación de “dejadez patrimonial”, será mejor que retome este viajero conjunto de posts. Y para ello, me traslado a Bélgica en alas de la aerolínea virtual más famosa: Google Earth.

20070074
20070075
20070076

La ciudad es Tournai, una de las más antiguas de Bélgica. Tan antigua como que es la segunda, después de Tongeren. Villa francófona (está situada en Valonia), tiene en su catedral su más conocida estampa. Su construcción comenzó en el 1146 y terminó en 1325. Este hecho hace que, al ser construida en un período de transición estilística, mezcle el románico y el gótico; y lo hace de forma muy personal: la nave principal y las torres son románicas, mientras que el transepto (la nave que la cruza de forma perpendicular… para que nos entendamos, la parte corta de la cruz que forma la planta de la iglesia) y el coro son góticos.

Pero a mí lo que más me llama la atención de ella son dos cosas, su fachada principal, con una arquería y dos pequeñas torrecitas cilíndricas que me dan la sensación de ligereza y un aire italiano (sólo tienen que compararla con el Duomo de Módena o tantas otras) , y, por otra parte, las cuatro altas torres que, rodeando la cúpula, se elevan por encima de ella, dando a la catedral una silueta de lo más extraña.

20070138
La fachada (© Leonard Frank)
20070139
La cúpula con las cuatro torres campanarios
20070140
Interior de la catedral
20070142
Vista aérea
20070141
Otra vista aérea
Categorías: Patrimonio mundial

Patrimonio mundial (11): Casco histórico fortificado de Cascassone (Francia)

Hacía ya muchos (demasiados) meses que no escribía un post de la serie Patrimonio Mundial; la tenía un poquito abandonada, así que ya tocaba volver a darnos una vuelta por algún lugar incluido en la lista de la UNESCO.

En el último post publicado de la serie visitábamos Bilbao y su puente transbordador sobre la ría. Bien, hoy no nos alejaremos mucho de allí. Eso sí, cruzaremos la frontera con Francia y tomaremos dirección este para plantarnos en la ciudad de Carcassonne (Carcasona en español), capital del de departamento de Aude.

20060409
Carcasona

Como es habitual, echemos mano de Google Earth para situarnos geograficamente de una forma más exacta:

20060396
20060397
20060398

Los primeros asentamientos se remontan al S.VIII A.C., aunque no exactamente en la misma ciudad, sino a poco más de 2 km. al suroeste de ella (en la zona indicada en la imagen anterior con un círculo amarillo). Allí se construyó el oppidum de Carsac. Un oppidum era un asentamiento en una colina o en una llanura que poseía ciertas defensas naturales reforzadas por sus habitantes. Este oppidum fue abandonado en los inicios del S.VI A.C. en beneficio de la colina donde ahora se levanta el casco histórico actual.

Al final del S.II A.C. los romanos hacen de ese asentamiento un centro administrativo y comercial que queda absorbido dentro de la región narbonense. Carsac pasa a ser Carcasso. Ya ven que el nombre actual apenas ha variado el antiguo.

A pesar de que el nombre de la ciudad tiene un origen tan claro, no falta una leyenda que da otra explicación (los humanos somos muy dados a fantasear con estas cosas)… pero esto lo contaré luego.

En fin, volvamos a los romanos. De esa época perdura la mayor parte de la muralla que construyeron. Se conserva especialmente la parte norte y oeste. En cambio, no ha llegado hasta nosotros ninguno de los edificios romanos, ni administrativos ni residencias privadas. A continuación pueden contemplar una torre construida sobre la antigua muraalla romana:

20060408
Torre construida sobre la base romana

Con las invasiones bárbaras entran en escena los visigodos, que conocemos bien en España. Pues bien, después de la victoria de los visigodos frente a los francos en el año 507, Carcasona se convierte en la frontera norte del reino visigodo durante un par de siglos. Al final, la invasión sarracena llega hasta la ciudad y la conquista.

Los sarracenos no duraron mucho. Bastante poco, la verdad: unos 30 añitos. Justo hasta que el rey franco Pipino el Breve se hace con la ciudad en 759. (Estar sólo 30 años y que te la quite un tipo apodado el Breve tiene su coña, la verdad)

Los sarracenos pasarían poco tiempo allí, pero dieron a la ciudad una leyenda que explicaba el origen de su nombre. Ojo, una leyenda, porque ya hemos comprobado que el nombre tiene un origen menos fantasioso y más antiguo. Por supuesto, a pesar de su falsedad, se la contaré a ustedes.

Parece ser que en la época en que Carlomagno estaba asediando la ciudad (y aquí ya hemos pillado a la leyenda, ya que el Emperador nunca estuvo en Carcasona), la Dame Carcas, viuda del Sarraceno Baalak (un tipo que supongo debía ser alguien importante), ideó una estratagema para desmoralizar a los enemigos que rodeaban la ciudad. Lanzó un enorme cerdo por encima de las murallas hacia el campamento carolingio. Si ustedes fueran soldados del ejército de Carlomagno, obligados a servir bajo sus órdenes por una leva en su pueblo, y estuvieran en no muy buenas condiciones de vida, que les lancen un cerdo y caiga ante sus narices no debe ser de lo más reconfortante. ¿Qué pensarían ustedes? Pues que el asedio iba para largo, que los habitantes de la ciudad tenían tanta comida para resistir que se permitían lanzar cerdos en plan deporte olímpico (el lanzamiento de jabalina no es más que una variante). Vamos, que la moral se les pondría a la altura de las suelas de sus zapatos. Resultado: levantamiento del sitio y retirada.

Viendo que el ejército enemigo levantaba el campamento y se iba a conquistar otras ciudades, la Dame Carcas hizo sonar las campanas de la ciudad. Vamos, que se puso a tocar las campanas en plan puñetero y recochineo. De ahí viene la frase Carcas sonne! (¡Carcas toca!).

Hay en la ciudad un busto de la Dame Carcas que fue realizado en el S.XVI-XVII. Este es:

20060399
Dame Carcas

Una vez expulsados los sarracenos de la ciudad, la administración de la misma es entregada por el Emperador a una familia notable de la misma, los Oliba, que detentaron dicha tarea hasta el S.X, momento a partir del cuál pasa a la familia de los Comminges-Couserans. Ermengarda, descendiente de éstos últimos, se casa en el S.XI con Raimond Bernard Trencavel, vizconde de Nîmes y de Albi: este matrimonio pone la ciudad bajo la dominación de los Trencavel, señores de una gran región en el sureste de Francia. En esta época la ciudad conoce un gran desarrollo arquitectónico, construyéndose el Castillo Condal y la Catedral de Saint Nazaire, que se convirtió en uno el centro local de la defensa de la ortodoxia católica contra los cátaros, herejía que renegaba de la estructuración jerárquica de la Iglesia muy extendida en la región, con bases las cercanas ciudades de Toulouse y Albi (a los cátaros también se les conoce como albigenses).

20060411
El Castillo Condal
20060412
Patio del Castillo Condal
20060413
La Basílica de Saint-Nazaire
20060414
Vidrieras de la Basílica de Saint-Nazaire

La misma existencia de los cátaros, que se fueron haciendo cada vez más fuertes en la zona, lleva a la Iglesia a convocar a principios del S.XII la Cruzada Albigense para acabar con ellos. Literalmente ocurrió así en muchas ciudades y villas de la región. Por ejemplo, la población de Béziers fue masacrada una vez rendida. En Carcasona no se repitió este terrible final, ya que se llegó a un acuerdo: una vez caída la ciudad en 1209, los cátaros deben abandonarla.

20060410
1209: Los cátaros son expulsados de Carcasona

Después de unos años en el que las disputas religiosas acaban en una guerra civil, la cruzada papal tiene éxito y la corona de Aragón, que había protegido a los habitantes de la región contra las tropas papales, pierde sus posesiones en el Languedoc. Posteriormente, los albigenses son exterminados casi completamente en Montsegur.

20060407
Losa de piedra labrada que cuenta el asedio a Carcasona en la época de la Cruzada Albigense. Pueden observar en la parte inferior derecha una catapulta presta a lanzar una enorme piedra. También podrán localizar un puente, una torre, la muralla,… en fin, una “foto pétrea” de la época en plan reportero de guerra.

¿Y Carcasona? Jeanne, hija única del último señor Trencavel, Raimond VII, se casa con Alphonse de Poitiers, hermano de Luis IX Capeto (conocido como San Luis) , pero el matrimonio no tiene hijos, por lo que la ciudad pasa a ser posesión de la corona francesa en 1271, nombrando el rey un senescal para que la gobierne en su nombre.

Todas esta luchas y guerras fueron un enorme acicate para la construcción militar de la ciudad: defensas, torres, murallas,… Cuando los comerciantes van dejando la ciudad medieval en favor de la zona exterior a las murallas, el abandono se adueña poco a poco del conjunto monumental, hasta que en el S.XIX se inician los trabajos de reconstrucción a cargo de Eugène Viollet-le-Duc (el mismo de la restauración de la iglesia de Nôtre-Dame de París y que se especializó en este tipo de obras).

Les voy a dejar con una serie de imágenes de diferentes lugares de la ciudad medieval y también de la ciudad extramuros (no vayan a creer que sólo en la ciudadela encontrarán sitios interesantes). Ya ven que es un destino de lo más apetecible para pasar un par de días.

¡Hasta la próxima!

20060415
Fortificaciones (1)
20060416
Fortificaciones (2)
20060417
Fortificaciones (3)
20060418
Dentro del castillo
20060419
Callejón de la Mazmorra
20060420
Una casa con un restaurante
20060421
Casa de Lys
20060422
Canal del Midi
20060423
Casa
20060424
El Puente Viejo
20060425
Arcos en la ciudadela
20060426
Ventana y tronera
20060427
Dentro del castillo
20060428
Maison Murat
20060429
Hôtel Saint Martin
20060430
Puerta Jacobina
20060431
Vista aérea de la ciudad medieval
20060432
La ciudadela desde el Puente Viejo sobre el Aude
NOTA: Pueden leer otros posts sobre lugares declarados Patrimonio de la Humanidad publicados en este blog pinchando en la categoría Patrimonio Mundial.
Categorías: Patrimonio mundial

Patrimonio mundial (10): Puente Transbordador de Vizcaya (España)

Uf, uf, uf, rápido, déjenme depositar el post en el blog, que quema. Y es que la inscripción por parte de la UNESCO del Puente Transbordador de Vizcaya (también conocido por Puente Colgante de Portugalete) en la lista de sitios del Patrimonio Mundial es reciente. Muy reciente. Acaba de salir del horno, oigan, porque fue ayer mismo, jueves 13 de julio, en Vilna, la capital de Lituania. No se me ocurre mejor momento para hablar de él dentro de la serie de posts dedicados a recorrer el mundo a través de estos lugares patrimonio de toda la humanidad.

20060309
Puente Transbordador de Vizcaya

El Puente Transbordador de Vizcaya es una estructura metálica típica de finales del S.XIX, emparentada por su aspecto con otras como la Torre Eiffel de París o el Ascensor de Santa Bárbara Justa de Lisboa, ambas debidas al ingeniero Gustave Eiffel, amigo del constructor del Puente, Martín Alberto de Palacio y Elissagüe, de quien este año casualmente se celebra el 150 aniversario de su nacimiento.

20060310
Martín Alberto de Palacio y Elissagüe

No es el único puente de estas características del mundo, pero sí el más antiguo, siendo inaugurado el 28 de julio de 1893. Las obras habían comenzado tres años antes, el 10 de abril de 1890, y el objetivo del puente era unir los balnearios situados en ambas márgenes de la ría del Nervión, llevando gente desde Portugalete hasta el barrio de Las Arenas en Getxo, y viceversa.

Por supuesto, como en toda obra de ingeniería, había unos condicionantes que debían afrontar Alberto Palacio en el diseño.

  • Posibilidad de traslado de pasaje y carga
  • No dificultar la navegación
  • Coste de construcción razonable
  • Garantizar contra inclemencias y eventualidades un servicio regular

El transporte quedaba asegurado de dos maneras diferentes. La primera, a través de la barquilla que cuelga de la estructura horizontal y que actualmente permite llevar a la otra orilla aproximadamente 12 coches y 200 personas en cada viaje. La segunda es una pasarela situada en la parte superior y que se cruza a pie.

20060311
La barquilla actual

Desde su inauguración, el Puente Transbordador (de 45 metros de alto y 160 de largo) ha venido prestando cumplido servicio a los habitantes de la zona y los turistas. La única temporada que dejó de funcionar fue como consecuencia de los lances de una guerra: la Guerra Civil Española. Con motivo de la inminente entrada del Ejército Nacional en Vizcaya, los mandos militares de la República dieron la orden al Batallón de Ingenieros del Ejército del Norte de destruir todas aquellas estructuras que facilitaran el avance de las tropas enemigas. La orden, en cuanto al Puente Transbordador se refiere, fue cumplida el 17 de junio de 1937: la cargas explosivas hacen que su travesaño horizontal se desplome a la ría. La reconstrucción tuvo que esperar unos años, volviendo a entrar en servicio el 19 de junio de 1941.

20060312
Uno de los dobles pilares de los extremos (Foto: txiribiton)
Categorías: Patrimonio mundial

Patrimonio mundial (9): Castillo de Himeji (Japón)

Hola se dice Konnichiwa. Adiós, Sayonara. Y Muchas gracias, Domo arigato. Con tan escaso bagaje de idioma japonés dispónganse a viajar (virtualmente) hasta el remoto país del Sol Naciente, porque nos vamos a visitar Himeji-jo. O sea, el Castillo de Himeji.

Así que prepáranse, aquí va nuestro “sistema de aproximación orbital virtual” patentado, vía Google Earth… 3… 2… 1…

20060202
20060204
20060205

Bueno, hemos “aterrizado” en la ciudad de Himeji, situada en la Prefectura de Hyogo, a unos 47 Km. al oeste de Kobe. En la colina que domina la ciudad se alza el Castillo de Himeji (Himeji-jo en japonés, ya que jo es, precisamente, castillo).

20060206
Vista general de Himeji-jo ( © Eric Obershaw)

Las primeras construcciones levantadas pertenecientes a este castillo datan del mitad del S.XIV (primeros años del período Muromachi, también llamado período Ashikawa [1336-1573]), aunque la estructura que ha llegado hasta nosotros es de principios del S.XVII; concretamente de 1601 (con algún añadido en 1618).

20060207
Dibujo de Himeji-jo

No hay muchos castillos en Japón, y menos en tan buen estado de conservación. Hay varias razones. Primero, porque durante el período Tokugawa había una orden por la que cada reino sólo podía tener un único castillo. Segundo, porque la estructura con la que se construían era de madera… un material que no se lleva bien con el fuego. Por ello, el castillo de Himeji fue revestido de escayola, que es un buen protector contra las llamas. Debido a la blancura que le proporciona este material, el castillo también es conocido popularmente como “La Garza Blanca”. A lo anterior hay que añadir que el Himeji-jo no participó directamente en ningún asedio y que se libró de los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial (de hecho, se libró por pelos, ya que sí que cayeron bombas en los terrenos que lo rodean).

A continuación pueden ver unas maquetas del torreón principal: su estructura de soporte y su división en habitáculos. También pueden ver uno de los pasillos interiores (esta vez no en maqueta, sino de verdad, claro)

20060208
Estructura de madera ( © Tim Carmean)
20060209
División en habitáculos ( © ArtServer)
20060217
Pasillo interior ( © Ray Grieselhuber)

Ya que su función era eminentemente militar, es lógico que encontremos en él estructuras adecuadas para la defensa. La primera de ellas es su situación en una colina, dominando el terreno. Luego están los tres fosos que lo rodean. Para cruzarlos y llegar al edificio principal hay que recorrer una extensa y laberíntica red de caminos, llenos de curvas, estrechamientos, pendientes,… Por ejemplo, aquí tienen la entrada más famosa del castillo; este camino está entre las puertas de Ra-no-mon y Ha-no-mon

20060210
Camino de entrada ( © Eric Obershaw)

Otra forma de defenderse pueden verla también en la imagen anterior. Fíjense en el muro de la derecha; verán en él una serie de agujeros: son sama (troneras) por donde podían disparar al enemigo. Aquí tienen una imagen más detallada:

20060211
Sama / Troneras ( © Gregory McNiff)

También hay otras troneras por donde se derramaba agua hirviendo o rocas a los asaltantes. Aquí tienen una. Pueden observar que tiene su protección contra flechas u otros proyectiles (es más, también los propios aleros de los tejados tipo pagoda son éfectivas protecciones contra las flechas):

20060212
Otra tronera ( © Ulf Lehmann)
20060214
Los aleros de los tejados ( © Tim)

¿Más defensas? Las bases de los edificios están formadas por un enorme conglomerado de piedra sin mortero, con una curva característica que no permite que se escale fácilmente y que además cumple dos funciones añadidas: estabilización de la estructura del edificio y protección contra terremotos (algo que siempre hay que tener en cuenta en Japón):

20060213
La base de piedra ( © Richard Seaman)

Pero de todas las maquiavélicas formas de defenderse que idearon los constructures de Himeji-jo, mi preferida es la de las puertas. Hay un total de 84 y muchas de ellas tienen trampa. Por ejemplo, aquí pueden ver la puerta de Ha-no-mon. Pasen, pasen a través de ella.

20060215
Puerta de Ha-no-mon

Les voy a mostrar qué aspecto tiene por su parte posterior:

20060216
Parte posterior de la puerta de Ha-no-mon ( © Eric Obershaw)

En esa pequeña casita encima de la puerta no vive nadie (no es la vivienda del portero, de eso nada)… sino que está llena de piedras que, a través de un mecanismo con trampilla, podían desplomar sobre los incautos que la atravesaran, con lo que se consiguen dos cosas: se cargan unos cuantos enemigos y cortan (o, como mínimo, dificultan enormemente) el paso de los demás atacantes.

Si se tienen todas estas características y además se es un castillo con una estética tan hermosa como impactante, es normal que la industria cinematográfica se fijara en él. Dos ejemplos: Akira Kurosawa lo utilizó (y destruyó en la pantalla) en Ran (Ran, 1985)…

20060218
Ran (Ran, 1985)

.. y el mismísimo James Bond aparcó su helicóptero en él en su quinta aventura, dirigida por Lewis Gilbert: Sólo se vive dos veces (You only live twice, 1967)

20060220
Sólo se vive dos veces (You only live twice, 1967)
20060221
Sólo se vive dos veces (You only live twice, 1967)

Aquí se acaba nuestro breve recorrido por el Castillo de Himeji… ¡hasta la próxima!

20060219
Himaji-jo ( © Dan Smith)
Categorías: Patrimonio mundial

Patrimonio mundial (8): Pannonhalma (Hungría)

Hoy nos trasladaremos al mismísimo corazón geográfico de Europa. En el norte de Hungría, muy cerca de la frontera con Eslovaquia y Austria, está el Monasterio Benedictino de Pannonhalma, contruido en el sagrado monte de Pannonia por orden del Príncipe Géza en 996 para albergar a los monjes benedictinos de la zona de Bohemia, y alzado en honor a San Martín de Tours, un santo del siglo IV nacido en la zona y fallecido en Tours, Francia (de muerte natural, algo ciertamente extraño en los santos, personajes muy dados al sufrimiento y martirio).

20060114
Vista aérea del Monasterio Benedictino de Pannonhalma, Hungría

Este monasterio siempre ha estado muy ligado al desarrollo y mantenimiento de la cultura en Centroeuropa, principalmente por tres causas:

  1. En él se creó la primera escuela de Hungría.
  2. También entre sus muros se escribió en el año 1055 el primer texto en húngaro
  3. Y, como colofón, posee una biblioteca neoclásica de 360.000 valiosos volúmenes, la biblioteca privada más importante del país.

La cultura era muy importante en la orden, ya que San Benedicto, su fundador, puso mucho énfasis en que la lectura sería una de las principales actividades de los monjes, lo que hizo que éstos copiaran y conservaran multitud de obras de su época y también anteriores, de los períodos romano y griego. Por lo tanto, puede decirse que Pannonhalma ha sido un faro iluminador cultural en esa zona del mundo.

El edificio de la biblioteca no es tan antiguo como otras partes del monasterio. La orden encargó construir un módulo propio para albergar los libros en el primer tercio del S.XIX. Mas no siempre han podido conservar todo el saber contenido en ellos dentro de la abadía, supongo que debido a las sucesivas invasiones, saqueos y destrucciones. Es curioso que, justo cuando se estaba construyendo la biblioteca, fue el peor momento: sólo pudieron haber conservado poco menos de 800 volúmenes. Menos mal que éstos se han ido multiplicando hasta los 360.000 actuales.

20060115
La biblioteca del monasterio( © Pannonhalmi Főapátság)

Los estilos arquitectónicos son de los más variados, pues en sus mil años de historia ha sido destruido y reconstruido unas cuantas veces. Pueden observarse zonas románicas, otras góticas, otras barrocas, neoclásicas,… Por ejemplo, aquí pueden ver la torre, un ejemplo de estilo neoclásico:

20060116
La torre neoclásica

En la cripta pueden observar las características góticas:

20060117
La cripta

Y aquí pueden ver la la Porta Speciosa, que data de 1220-24, donde está representado San Martín en el momento en que rompe su capa en dos mitades para ofrecer una de ellas a un vagabundo:

20060118
Porta Speciosa

Pannonhalma sigue siendo hoy un lugar donde no sólo la religión domina su vida, sino que la cultura y su transmisión continúa impregnando sus actividades, bien a través de su escuela (que siguió abierta incluso en los días del régimen comunista), bien poniendo a disposición del pueblo su enorme biblioteca.

Related Posts with Thumbnails
Categorías: Patrimonio mundial

Entradas más antiguas